Un telegrama desesperado

El general Gonzalo Queipo de Llano dirigió una campaña de intoxicación informativa desde su despacho del cuartel general de la II División, en la sevillana plaza de La Gavidia.

El general Gonzalo Queipo de Llano dirigió una campaña de intoxicación informativa desde su despacho del cuartel general de la II División, en la sevillana plaza de La Gavidia.

Desde el mismo 18 de julio, una de las principales obsesiones de Queipo de Llano es la ocupación de Huelva. Las autoridades republicanas onubenses reciben las amenazas directas del general en sus alocuciones radiofónicas desde el primer momento. El objetivo está claro: para los planes de los golpistas, el control de Huelva y su provincia significa romper el aislamiento y una vía de conexión por el sur con Portugal, estado que colabora activamente con la sublevación militar. También supone una salida atlántica por el oeste y el bloqueo de una posible ofensiva de la Marina, que permanece leal al Gobierno de la República. Prueba de esta obsesión con Huelva es el telegrama desesperado que Queipo de Llano envía a Huelva durante la madrugada del 19 de julio:

Declaren estado de guerra en Huelva desarmando a todas las directivas obreras y armando a todos los elementos de derechas, incluso fascistas. Se detendrá también al gobernador civil y al alcalde.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s