Cerco a la capital

El mismo día de la ocupación de La Palma, desde Huelva se produce el último intento de frenar a las tropas rebeldes. Según refiere Espinosa Maestre, la tarde del 27 el teniente coronel de la Guardia Civil Alfonso López Vicencio se pone al frente de una columna compuesta por una compañía de Carabineros, media de la Guardia Civil, una sección de Asalto y una compañía de Infantería. Se encaminan hacia La Palma. Pero entre sus oficiales se encuentran algunos de los conspiradores que no pudieron sublevarse el 18 de julio en la capital. Entre otros, están los capitanes de la guardia Civil José Fariña, Gumersindo Varela o Luis Molina Ayllón, quienes, tras pasar la noche en la venta de La Montija, en las inmediaciones de La Palma, comunican la mañana del 28 de julio a López Vicencio que están con los sublevados. Éste se vuelve inmediatamente a Huelva y aquéllos deciden, por su cuenta, dirigirse hacia la capital para declarar el Estado de Guerra. Este mismo día caen en manos rebeldes Niebla, Bonares y Lucena del Puerto. Y, ya en la madrugada del 29 como parte de la operación de cerco a la capital, San Juan del Puerto, Trigueros, Gibraleón, Moguer y Palos de la Frontera, donde los milicianos de izquierda, acorralados por las tropas de ocupación, asaltan y destruyen antes de huir parte del Monasterio de la Rábida.

López Vicencio regresa a Huelva a primera hora del 28 de julio con la noticia de la traición de sus oficiales. En ese momento todos comprenden que el fin de la Huelva republicana es inminente. Muchos salen en dirección a la cuenca minera, y la mayor parte de las autoridades republicanas huyen esa noche hacia Casablanca en el vapor Vázquez López, atracado en la Punta del Sebo. Entre los que embarcan están Luis Cordero Bel, el alcalde Salvador Moreno y el presidente de la Diputación Provincial, Juan Tirado. En La justicia de Queipo, Francisco Espinosa relata que “Diego Jiménez Castellano, Julio Orts Flor y Juan Gutiérrez Prieto debían haber alcanzado también el barco, pero la lancha que debía trasladarlos había sido inutilizada por dos funcionarios derechistas que habían escuchado la orden de que estuviera dispuesta”. Los dos primeros, gobernador civil y teniente coronel de Carabineros respectivamente, deambulan por las marismas hasta que son detenidos el 2 de agosto. El diputado socialista Juan Gutiérrez Prieto es encontrado en Palos, su pueblo natal, en el hueco de una enorme higuera donde se había escondido; y Alfonso López Vicencio, el teniente coronel de la guardia Civil, será arrestado dentro del Gobierno Civil una vez que la capital es ocupada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s