Falange confisca el periódico ‘La Provincia’

El 25 de octubre de 1936, el decano de la prensa onubense se publica, ya incautado por Falange, como La Provincia de FE, con su yugo y sus flechas oficiales. Fuente: Hemeroteca Ayuntamiento de Huelva.

El 25 de octubre de 1936, el decano de la prensa onubense se publica, ya incautado por Falange, como La Provincia de FE, con su yugo y sus flechas oficiales. Fuente: Ayuntamiento de Huelva.

En el verano de 1936 son tres los periódicos que se imprimen diariamente en Huelva. La Provincia, decano de la prensa onubense, es afín al republicanismo desde sus inicios (1870) y ofrece una información plural y objetiva. Cuenta además con rotativa propia y es el mejor equipado. El Diario de Huelva, editado desde 1906 y adscrito a la órbita del Partido Conservador de su fundador, Antonio Mora Claros, es también un periódico consolidado, con plantilla fija e información de calidad de agencias y con sección internacional. El tercer diario, Odiel, se funda por empresarios afines a la CEDA en 1935 y está llamado a ser el periódico oficial del franquismo en la provincia. Pero aquel verano eso aún no se sabía.

Desde el primer momento Falange busca tener medio propio. Tal como ocurre en Sevilla, donde confisca sin ningún complejo las instalaciones, la maquinaria y los talleres del periódico El Liberal (los mejores de la ciudad), en Huelva se adueña de La Provincia sin que sus propietarios puedan hacer absolutamente nada por impedirlo. Aunque tengan su propio periódico, el control mediático de Falange se extiende también al resto de medios desde el 30 de julio en que Huelva es ocupada por la sublevación. El 25 de octubre de 1936, La Provincia se publica ya como La Provincia de FE (Falange Española). El desastre en la gestión hará que el periódico, el más antiguo de los que se estaban publicando, no sobreviva a 1937, lo que convertirá al Odiel en el periódico oficial falangista (Diario de Huelva desaparecerá en 1942).

Con su periódico oficial la Falange daba el tono marcial y fascistoide a la sublevación, organizando desfiles y todo tipo de actos. Uno de ellos, esperpéntico y medieval, fue un “auto de fe” –así lo llamó la prensa fascista onubense– celebrado el otoño de 1936 en la Plaza Doce de Octubre de la capital, donde se quemaron públicamente libros y documentos “inmorales, masónicos, marxistas, anarquistas y social-demócratas”.

Noticia de los "Autos de Fe" en los que se quemaron libros de izquierdas. El lenguaje empleado dejaba a las claras a qué tiempos querían volver los sublevados. Fuente: Ayuntamiento de Huelva.

Noticia del “Auto de Fe” del 29 de octubre en el que se quemaron libros de izquierdas. El lenguaje empleado dejaba a las claras a qué tiempos querían volver los sublevados. Fuente: Ayuntamiento de Huelva.

Aparte de procurar el absoluto control de la prensa, la intoxicación mediática la bordaban las charlas del general Queipo de Llano desde Sevilla (transcritas diariamente en las páginas de Diario de Huelva). El potente equipo de difusión con que cuenta la emisora Unión Radio Sevilla facilita además que las palabras del general se oigan no solo en Huelva, sino en amplias zonas de España e incluso en países vecinos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s