Vecinos contra la Escuadra Negra

En Huelva capital, la incesante actividad de la Escuadra Negra, fundamentalmente compuesta por miembros de Falange, provocó una situación excepcional a comienzos de septiembre del funesto año de 1936. Los vecinos, horrorizados ante el trajín diario de los camiones que conducían a los que iban a ser fusilados, hicieron patente su malestar ante la impunidad con que la Escuadra Negra había estado actuando a lo largo de todo el mes de agosto. Incluso se infunde el bulo de que los miembros de ésta iban a ser detenidos y fusilados en el paraje del Conquero, lo que llega a provocar concentraciones de onubenses por las tardes en este lugar para presenciar las ejecuciones de los verdugos.

Al final, el Gobernador Militar Haro Lumbreras tiene que intervenir. Publica en la prensa una nota el 15 de septiembre donde insta a la población a deponer su actitud con la amenaza de disolver “sin previo aviso cualquier núcleo de más de tres personas” con arreglo al bando de guerra. Haro calla así las protestas de los vecinos, pero éstos consiguen que a partir de octubre disminuyera el número diario de fusilamientos, e incluso que Falange –cuyo jefe provincial, Rafael Garzón Rodríguez, es cesado– ordenara a sus militantes no intervenir en las ejecuciones.

El Palacio de Mora Claros, hoy Centro de Día para personas mayores, fue cuartel general de la Falange onubense, con cárcel propia. Desde allí se hicieron "sacas" diarias de presos directos al paredón en el verano de 1936. Foto: Jesús Chacón

El Palacio de Mora Claros, hoy Centro de Día para personas mayores, fue cuartel general de la Falange onubense, con cárcel propia. Desde allí se hicieron “sacas” diarias de presos directos a las tapias del cementerio en el verano de 1936. Archivo Memoria de Huelva.

A pesar de ello, Falange siguió participando activamente en la represión, misión para la que, aunque siempre estuvo supeditada a los mandos militares, tuvo cárcel propia en el palacio de Mora Claros, donde disponían de celda para hombres y celda para mujeres. Desde allí organizaban las sacas diarias de sus presos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s