La guerrilla en la Sierra quita el sueño a Queipo

El hecho de que hubiera centenares de huidos en las sierras de Huelva y parte de las de Sevilla y Badajoz originó desde el invierno de 1937 un brote de actividad guerrillera antifascista, bien organizada o bien espontánea, que provocó muy serios problemas al ejército de ocupación. Tantos que el general Queipo de Llano se vio obligado a declarar el área como zona de guerra en un nuevo bando de guerra fechado el 6 de agosto de 1937 para aplicación específica en esta zona. En él Queipo otorga carta blanca al teniente coronel de Infantería Fermín Hidalgo Ambrosy para hacer frente a una guerrilla que mantiene en jaque a las fuerzas de ocupación de la provincia.

Hidalgo Ambrosy ejerció el terror indiscriminadamente tal y como se había hecho en el verano del 36 aplicando el bando de guerra del 18 de julio. “Su nombre -señalan Espinosa y García Márquez- quedaría desde entonces como uno más de los criminales de guerra, con Queipo y Haro en cabeza, responsables del asesinato de cientos de onubenses”. La desaparición de archivos hace hoy muy difícil sacar del anonimato a las víctimas de esta etapa –como a las del 36­–, pero de muchas se sabe por serles aplicado el bando de guerra antes de concluir algún proceso abierto contra ellos previamente.

ABC de Sevilla publica el bando específico para la hacer frente a la guerrilla de la Sierra de Huelva. Fuente. ABC

ABC de Sevilla publica el bando específico para la hacer frente a la guerrilla de la Sierra de Huelva. Fuente. ABC

El historiador José María García Márquez halló un documento revelador en este sentido. Se trata de la respuesta de la Comandancia Militar de Nerva a la solicitud hecha por el Juez Instructor Ildefonso Pérez Peral del certificado de defunción del doctor Cristóbal Roncero Piñero, quien fuera director del Hospital Municipal de Nerva. En el documento, fechado el 1 de septiembre de 1937, se acredita la imposibilidad de facilitar el certificado de defunción “por no existir dato alguno relacionado con dicha defunción, debiendo significarle que a dicho señor le fue aplicado el bando de guerra… en las proximidades de Valverde del Camino por fuerzas de la Guardia Civil del puesto de esta mi residencia, en cumplimiento a órdenes verbales de la superioridad”. Como señala Espinosa Maestre “ni se sabía de donde partía [la orden] ni quedaba constancia escrita de este hecho. ¿Cómo iba a haber pues certificado de defunción?”

Fue en esta etapa también cuando cayeron asesinadas por consejos de guerra sumarísimos muchas de las personas que en 1936 habían estado encarceladas unos meses y posteriormente liberadas. También se sabe que muchas personas que resultaron absueltas en los procesos abiertos por el Consejo de Guerra Permanente en 1937 fueron liquidadas una vez puestas en libertad, muertes de las que luego no queda más rastro que los testimonios de testigos. Hoy el tiempo transcurrido y la ausencia de documentación, hecho sin duda premeditado por las autoridades militares, hace prácticamente imposible comprobar la veracidad o la exactitud de dichos testimonios.

En los tres primeros meses de la actuación de Hidalgo Ambrosy, el número de procesados creció más del doble con respecto a los procesados en los tres meses anteriores a su llegada. En todos estos pseudojuicios, los militares contaron siempre con la ayuda de guardias civiles, falangistas, alcaldes y gestores. Y también con la de los delatores y los testigos de cargo, compuestos por gruesos de personas movidas por el miedo, el mero colaboracionismo o las venganzas personales. Como aseguran Espinosa y García Márquez, todas estas personas que asistieron a los mandos militares en la tarea represiva “fueron parte esencial de la amplia base social que apoyó al fascismo español. Desde esta perspectiva se entienden sus posteriores silencios, su pánico al cambio no controlado y su obsesivo deseo de no remover el pasado”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s