Sebastián Pozas Perea

El general Pozas ordena desde Madrid al Gobierno Civil de Huelva la formación de una columna para neutralizar a Queipo de Llano.

El general Pozas ordena el 19 de julio de 1936 desde Madrid al Gobierno Civil de Huelva la formación de una columna para neutralizar a Queipo de Llano.

Militar español. General del ejército que matuvo lealtad al Gobierno de la II República durante la Guerra Civil. Veterano de la Guerra de Marruecos, donde conoció al general Francisco Franco, fue ascendido a general durante la Dictadura de Miguel Primo de Rivera, en 1926. En diciembre de 1935, el flamante presidente del Gobierno español Manuel Portela Valladares lo nombra director general de la Guardia Civil, cargo en el que lo mantiene el Gobierno surgido de las elecciones del 16 febrero de 1936.

Se cuenta que la misma noche electoral recibió llamada de un general Franco preocupado por los desórdenes que se podían desencadenar tras la victoria del Frente Popular. Pozas tranquilizó a su antiguo compañero de batallas en el Riff, aunque más allá de un intercambio de impresiones la comunicación de Franco respondía a un tanteo de las inclinaciones de Pozas hacia una sublevación militar que el futuro generalísimo ya tenía concebida como obligación desde esa misma noche electoral.

El 18 de julio de 1936, conocida ya la sublevación en Marruecos y parte de la Península, Pozas mantiene su lealtad a la legalidad republicana y consigue que buena parte de la Guardia Civil no se rebele contra el poder democrático. Al día siguiente, tras la dimisión en bloque del Gobierno de Casares Quiroga, el nuevo presidente José Giral lo nombra ministro de la Gobernación. A las pocas horas de tomar posesión ordena al gobernador civil de Huelva, Diego Jiménez Castellano, la formación de una fuerza de choque que desde la provincia onubense sofoque la rebelión de Queipo de Llano en Sevilla. Así se organizó la que será conocida como la Columna de Huelva.

A lo largo de la guerra, Sebastián Pozas ocupa cargos de primer nivel en la España republicana antes de caer en desgracia por sus fracasos militares en los frentes de Aragón. En el otoño de 1936 presidió la Junta de Defensa de Madrid hasta que en octubre deja el mando al general Miaja para pasar a dirigir el Ejército del Centro y organizar la defensa exterior de la capital de España. En la primavera de 1937 es designado general jefe de la 4ª División Orgánica (Cataluña), organiza el Ejército del Este y se enfrenta, ya afiliado al Partido Comunista, al sistema anarquista implantado desde el verano de 1936 desde Aragón a Cataluña.

Caerá en desgracia por los rotundos fracasos en la Ofensiva sobre Huesca y luego Zaragoza (1937), y más tarde en la gran ofensiva de Franco sobre Aragón (1938). Negrín lo destituye de los cargos militares relevantes, y en el final de la guerra ocupa puestos como comandante militar de Gerona y Figueras. Perdida la guerra, tras su paso por Francia, se exilia en México. Muere allí en 1946.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s