Diego Jiménez Castellano

Diego Jiménez Castellano, gobernador civil de Huelva el 18 de julio de 1936. fusilado el 4 de agosto en el Parque Moret.

Diego Jiménez Castellano, gobernador civil de Huelva el 18 de julio de 1936, fue fusilado el 4 de agosto en el Parque Moret.

Natural de Cartagena (Murcia), Diego Jiménez Castellano es el Gobernador Civil de Huelva al producirse la rebelión militar del 18 de julio de 1936. Cuando apenas dos semanas antes, el 4 de julio, tomaba posesión del cargo, no sospecharía que Huelva sería su último destino. La estación término. Todo ocurrió tan rápido que justo un mes después de su llegada a la capital onubense fue fusilado en el Parque Moret en una ejecución pública que dejaba bien claro hasta dónde estaban dispuestos a llegar las autoridades sublevadas contra el poder democrático, a las que en absoluto conmovieron las numerosas peticiones de indulto que les llegaron.

Jiménez Castellano había recibido visita de Queipo de Llano la misma mañana del 18 de julio, ya con la insurrección desatada en Marruecos, y sospechó del general a pesar de su declaración de lealtad a la República. Nada más salir éste de la sede del Gobierno Civil en la calle Puerto alertó a Sevilla. E incluso ordenó a la Guardia Civil de las comandancias de los pueblos de la carretera nacional que vigilaran los movimientos. Pero Queipo de Llano cruzó el rubicón y se sublevó en Sevilla a las dos de la tarde.

El recién llegado gobernador civil se desvivió por mantener el orden público en Huelva y consigue sofocar los apoyos a la rebelión decretando medidas como la movilización hacia la capital y los pueblos de mayor población de las fuerzas de seguridad diseminadas por toda la provincia. También organiza, por orden expresa del Ministerio de Gobernación, la conocida como Columna de Huelva y recluye a alrededor de 200 presos derechistas en el barco Ramón para evitar la represalias de los elementos de izquierda más exaltados por los acontecimientos. Finalmente fue detenido el 2 de agosto, cuatro días después de la ocupación de Huelva por las fuerzas de Queipo de Llano, cuando deambulaba por las marismas en una huída imposible. Fue asesinado dos días después.

Miembro de la Unión Republicana de Martínez Barrio, su destino anterior al de Huelva fue el de Delegado del Gobierno en Melilla (febrero-julio de 1936), ciudad en la que tuvo que bregar duro con la conflictividad social y las algaradas callejeras entre extremistas de izquierda y de derecha. Allí promovió una interesante iniciativa de gran apoyo popular: la creación de una Junta Local contra el Paro Forzoso para combatir el altísimo índice de desempleo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s